Como dejar de comerse las Uñas de las Manos

635

Cuando se trata de un trastorno leve, no es necesario darle mucha importancia, sobre todo en la etapa infantil. Aunque no está de más tratar de que los más pequeños se quiten esta manía, lo normal es que ellos mismos dejen de morderse las uñas. Mucho más preocupante es la onicofagia en los estadios de trastorno obsesivo-compulsivo que sí requiere la ayuda profesional.

¿Por qué me como las uñas?

Las uñas están formadas principalmente por células muertas queratinizadas y tienen variadas funciones.

Aunque no se considera una enfermedad propiamente dicha, es una patología de carácter psicológico, que, si no logra controlarse, podrá precisar de ayuda especializada. Las causas pueden ser de dos tipos:

Externas: ansiedad o nerviosismo, provocado por problemas cotidianos como problemas de pareja, exámenes, problemas económicos o laborales. La persona puede controlarse.

Internas: alteración del sistema nervioso o desajuste emocional causado por traumas familiares, maltratos, celos, humillaciones, problemas de autoestima, necesidad de auto-flagelación o auto-castigo. El hábito dura años y la persona llega a comerse las uñas de tal manera que se considera autoagresión.

Comerse las uñas: Un daño permanente.

Las manos reflejan la salud y seguridad de la persona. Por tanto, morderse las uñas podría tener implicaciones de salud, emocionales y sociales:

Salud y estética.

Las uñas son hospederos de los más variados gérmenes, que, al ponerse en contacto con la saliva, viajan a través del tracto digestivo y pueden provocar enfermedades.
Los daños de la cutícula y la piel de los dedos pueden provocar infecciones bacterianas y virales en las manos.
Se pueden producir deformaciones de los dedos y podría perderse la uña.
Inflamación crónica de los dedos.
Aumento de la aparición de caries por el daño de los dientes.

Emocionales.

Ansiedad por la apariencia de las manos.
Autoestima baja.
Falta de control sobre sí mismo.

Sociales.

La persona puede sentirse rechazada por la sociedad.
Afectaciones en las relaciones personales.
Problemas laborales: rechazo en entrevistas de trabajo.

Trucos para no comerse las uñas.

A continuación te presentamos sencillos trucos para no comerse las uñas que puedes incluir en tu vida diaria.

– Autoconciencia y liberación.

Primero, debes identificar las situaciones que activen tu hábito de comerte las uñas como acariciar, tocar, palpar, frotar o rascar las uñas, lo cual te lleva directamente a metértelas en la boca.

El segundo paso es identificar los momentos, en que tu hábito se activa: exámenes, antes de tomar determinadas decisiones.

El tercer paso es elegir las actividades que evitan el proceso de estrés y mantienen tus manos ocupadas: deben ser cosas que disfrutes, como deportes, bailes, tocar instrumentos, escribir. De esta manera, estarás canalizando tu ansiedad y no dañarás tus uñas.

– Sustituir tu manía por plantas.

Comienza a masticar plantas comestibles como la raíz de regaliz. De esta manera, evitarás comerte las uñas, porque la boca estará entretenida. Es importante que tengas este método a mano en momentos de estrés, pues te ayudará a concentrarte.

– Chicle sin azúcar.

Sería conveniente que masticaras chicles o pastillas de menta cada vez que sientas un deseo incontrolable por morderte las uñas.

Será triplemente beneficioso: mantendrás las manos ocupadas, tendrás un aliento fresco y evitarás las arrugas debido a los movimientos de los músculos de la mandíbula.

– Ejercicio de autodominio.

Este ejercicio te ayudará a dominar tu deseo de comerte las uñas:

Lleva un dedo hacia la boca y detente cuando llegues a 5 centímetros de tus labios.
Aléjalo.
Repite esta acción varias veces y a unas distancias cada vez más cercanas.
Prueba a meter el dedo entre los dientes un par de minutos sin morder la uña. Repite.

Realiza este ejercicio unos minutos cada día y pronto te sorprenderás de los resultados.

– Píntate las uñas.

Pintate las uñas con los colores de moda o, si tu bolsillo se lo puede permitir, ve a un especialista a que te haga la manicura. ¿Vas a estropear tu look y tirar el dinero de la cita con la esteticista mordiéndote las uñas? Al principio, tus uñas quedarán un poco raras pintadas, pero, a medida que vayan creciendo sin mordeduras, se verán muy bonitas.

– Curitas para las uñas.

Cúbrete las uñas con la almohadilla de las curitas y mantenlas puestas todos los días (puedes sustituirlas cada vez que te bañes por otras frescas). La idea es que tras un tiempo te las quites y veas cómo lucen cuando nacen sanas. Repite tantas veces necesites.

– Adopta un pasatiempo.

Esta actividad evitará que te comas las uñas y, al mismo tiempo, podrás descubrir una pasión nueva. Puede ser cualquier actividad. Es recomendable el trabajo con materias como el barro o el yeso, que mantienen tus manos sucias.

– Guantes.

Si eres partidario de los guantes, úsalos. Es una buena manera de evitar la onicofagia.

Datos tomados de: webconsultas, farodevigo y mejorconsalud

(Visited 121 times, 1 visits today)